SESIÓN VI: Cómo actuar en las reuniones de networking- Parte I (*)

INTRODUCCIÓN

La siguiente relación incluye numerosos consejos que han sido inspirados de nuestra experiencia  y enriquecido con los aportes realizados  por otros expertos en Networking tales como (*) Isabel Anthony Torres y Aharale Batonia (seeseuno) y Antony Porras Sánchez (Networking para todos).

La manera en la que actúes condicionará los resultados que obtengas durante tus contactos iniciales.

Seguidamente verás una serie de consejos básicos que seguramente ya sabes. Se trata solo que los recuerdes antes de ir a una reunión

FRECUENCIA

El Networking es una habilidad y para dominarla hay que practicarla. Participa en encuentros de Networking de forma habitual. Dedicar entre 3 y 4 horas por reunión es, en el caso de que los encuentros sean semanales, destinarle un 10% de tu tiempo para aprender, ayudar, establecer alianzas, practicar y vender. Merece la pena.

DÓNDE IR

Si tu experiencia en networking es limitada te recomiendo que por un lado te integres dentro de un grupo que realice Networking estructurado, que te permita desarrollar tus habilidades de networker, y que además selecciones otros eventos que te permitan actuar de manera proactiva y comprobar tus avances.

CÓMO IR

Una reunión de Networking es como una reunión de negocios. Fija tus objetivos antes, no cambies de plan a último momento, y llega a tiempo.

Vístete según la imagen que buscas proyectar y respeta el protocolo del evento. Pregunta o mira fotos en internet sobre eventos pasados. Puedes ir de chaqueta y corbata o de manera informal, pero nunca de chanclas y pantalón corto. Te sentirás incómodo si no estás vestido acorde al evento en el que participas.

CON QUIÉN IR

Tanto si eres una persona introvertida o novata tendrás que mostrarte locuaz. Si vas a un evento que se realiza esporádicamente lo normal es que las invitaciones sean individuales. Si vas acompañado con un amigo también recuérdale que vais a hacer Networking y a desarrollar nuevos contactos. No permanezcáis juntos todo el tiempo.

QUÉ PREPARAR

Si perteneces un grupo de Networking pide la lista de todos sus miembros. Conoce su nombre y actividad, dispón de los medios para contactar con todos ellos. Acuerda cada semana reunirte con alguien del grupo para conocerle mejor. Cuanto más les conozcas y te conozcan, mayores oportunidades de negocio tendrás.

Si vas a un nuevo evento plantéate varios objetivos. Ten presente que te encontrarás con un grupo variado de empresarios y para aprovechar los contactos debes mantener tu mente abierta. Puedes fijarte como meta prioritaria encontrar contactos relevantes para generar ventas. Pero además cuenta con otros objetivos, tales como averiguar el modo de resolver algún problema que padeces, conseguir mejores proveedores, descubrir las principales cualidades que valoraron a la hora de contratar al proveedor de los servicios que tú ofreces. También puedes aprovechar para recabar opiniones sobre algún nuevo servicio que piensas desarrollar.

Lleva suficientes tarjetas comerciales y guárdalas en un bolsillo específico. Así como un bolígrafo. Elige el bolsillo donde depositarás las tarjetas que te entreguen. No mezcles tus tarjetas con las de tus contactos.

Justo antes de entrar cárgate de energía. Tu actitud positiva será así un estímulo e imán para otras personas. Si has visto sus fotos te resultará más fácil identificarlos. Busca puntos en común que te permitan abordarles con mayor facilidad.

Cuando participes en eventos ocasionales pide a los organizadores, la lista de participantes, e investiga a quienes puedas a través de las redes sociales y selecciona a quienes más te interese conocer. Mantén un primer contacto online con alguno de ellos para familiarizarte. Si has visto sus fotos te resultará más fácil identificarlos. Busca puntos en común que te permitan abordarles con mayor facilidad.

CUÁNDO LLEGAR

Asegúrate de llegar con tiempo. Aprovecha el pre-Networking para romper el hielo con aquellos que apenas conoces. Tendrás menos ansiedad y será más fácil entablar conversaciones.

Llegar temprano tiene la ventaja de que puedes hablar con el facilitador de tu grupo o con el anfitrión del evento. Suelen estar más conectadas con los participantes y podrás solicitarle alguna sugerencia o que te presente a alguien en concreto.

CÓMO ACTUAR

Si vas a un nuevo evento y te encuentras con alguien conocido, puedes empezar por saludarle. Tras unos minutos de conversación, pregúntale a quién más conoce en la actividad, y pídele que os presente.

Si te resulta difícil acercarte a desconocidos, encuentra a otra persona que parezca sentirse como tú. Da el primer paso, y rompe el hielo. Recuerda que todos los asistentes están allí queriendo conocer a gente nueva. Ellos también quieren conocerte a ti, y estarán encantados de que tú hayas dado ese primer paso.

Identifica a los grupos abiertos. Sus integrantes son mucho más fáciles de abordar que los que están en un grupo cerrado. No abordes a dos personas que estés hablando. Interrumpirás. Acércate a grupos de 3 o más personas que muestren una actitud abierta.

EL CONTACTO VISUAL

Recomendaciones:

Mira a los demás a los ojos cuando te presentas y el otro te dice su nombre. Mantener contacto visual demuestra interés por tu parte.

Si te estás presentando a un grupo de personas, mantén contacto visual con cada uno mientras te presentas.
Mirar muy fijamente a otra persona te hará parecer agresivo. Cuidado con esto.

Da la bienvenida a nuevas personas a tu grupo estableciendo contacto visual.

Si estás muy nervioso asegúrate que los nervios no te impiden mirar a otras personas a los ojos. Generará distanciamiento y desconfianza.

Alejar la mirada cuando estás escuchando a otros da muestras de que no estás interesado en la conversación del otro. No lo hagas.

Si haces Networking con personas de otros países comprueba con antelación qué tipo de lenguaje corporal más acertado.

EL SALUDO

Un buen apretón de manos se describe como 2 manos que se unen, se mantienen paralelas y se mueven 2 ó 3 veces arriba y abajo. La presión ha de ser firme pero suave.

Ten cuidado con las diferencias culturales. En España, especialmente entre sexos opuestos suele ser habitual dar 2 besos. Pero no en todos lados es así. El apretón de manos suele ser una forma de saludo más profesional y de menos riesgo.

Evita dar la mano según parezca…

Un trapo mojado: cuando notas que tienes en tu mano un pedazo inerte y húmedo de la otra persona, y el movimiento es lo contrario a enérgico.

La mano de hámster: más común entre mujeres que se dan sólo los dedos para que sea imposible dar un buen apretón de manos.

La mano del oso: un apretón de manos típicamente masculino, que sin intención te deja la mano anestesiada durante unos minutos.

El apretón zulú: además de darte una mano, la otra persona te da unas palmadas en la espalda que hacen resonar tu caja torácica como si fueras un bongo africano.

El apretón del doble lazo: que comienza como uno apretón normal, pero continúa con la persona poniendo su segunda mano por encima de la tuya. Si le conoces demuestra tu cercanía, pero si es un desconocido puede parecer demasiado dominante.

Evita tener que hacer malabarismos con tu bebida, tus tarjetas y otros objetos y asegúrate de mantener tu mano hábil la mayor parte del tiempo libre y disponible. Lo ideal es no tener ninguna de las manos ocupadas mientras mantienes una conversación. Gesticular con las manos te ayudará a encontrar mejor las palabras a utilizar. Y eso lo perderás si las tienes ocupadas.

LA SONRISA

Regala tu sonrisa a los demás cuando les saludas.

Sé sincero. No hay nada peor que una sonrisa forzada, y son fácilmente reconocibles. En una sonrisa genuina sonríe toda la cara, no sólo la boca.

EL LENGUAJE NO VERBAL

Descruza los brazos. Aunque no sea tu intención, otros te percibirán como una persona cerrada, con una postura defensiva. Supondrá una barrera que pocas personas intentarán superar.

Si estás sentado, recuerda no cruzar brazos y piernas por la misma razón. Siéntate recto y con los brazos relajados.
Saca tus manos de los bolsillos.

Evita poner tus brazos en jarras. Es una postura dominante.

Una postura recta demuestra confianza. No vayas cargado con bolsas y abrigos que te impidan tener una postura erguida y cómoda.

Acercarte a otras personas puede mostrar interés, pero también puede resultar amenazante. No seas intrusivo.
Si te alejas demasiado del otro parecerá que no estás interesado, o que estás buscando la forma de terminar la conversación.

Respeta la zona de confort del otro. Ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • La zona íntima: En nuestra cultura se considera que el espacio personal de cada uno es de aproximadamente ½ metro. Dentro de ese círculo dejamos sólo a personas con las que tenemos una relación más personal
  • La zona personal: Está entre 50 y 120 cm, y es el espacio que utilizamos al saludar con la mano al otro.
  • La zona social: Está entre 120 y 300 cm, y es el espacio en el que nos movemos en las reuniones profesionales con personas que no conocemos bien.
  • La zona pública: a partir de 3 metros, es la distancia que necesitamos para sentirnos cómodos hablando a grandes grupos.

CIRCULA

No te quedes pegado a la gente que ya conoces. Pídeles que te presenten a nuevas personas que ellos conocen, y mantente en movimiento.

Es tentador acercarte a personas que tienen un perfil similar al tuyo. Pero tendrás más oportunidades si tu red cuenta con personas de perfiles distintos al tuyo. Las conexiones débiles – con intereses dispares serán quienes te den más oportunidades.

Muestra iniciativa y habla con desconocidos. Muchos desean que seas tú quien da ese tan difícil primer paso.
Identifica las conversaciones más animadas o más tranquilas, y tenlo en cuenta. Ponte en un sitio luminoso, elude los rincones oscuros donde nadie te vea.

Si la actividad es una comida o cena, intenta encontrar a personas interesantes antes de sentarte para aprovechar el momento. Evita sentarte en un extremo de la mesa y así tendrás al menos 3 personas con quien hablar aumentando tu posibilidad de mantener contactos de valor.

LAS TARJETAS DE VISITA

Puedes disponer de 2 tarjetas de visitas. La personal y la de tu empresa. Si estás buscando un cambio de rumbo o una oportunidad laboral dispondrás de tu tarjeta personal que podrás entregar. Basta con que pongas tu nombre, teléfono móvil, email privado, sin indicar domicilio alguno. A lo sumo indica la localidad o provincia.

En cuanto a la tarjeta profesional elige un formato que pueda guardarse con facilidad, que tenga una superficie donde se pueda escribir, de colores claros. Que se vea profesional y que muestre coherencia. Si mencionas en tu web que representas una empresa y que no eres un profesional individual deberás incluir un número de teléfono fijo y un domicilio y no solo tu móvil. Esto puedes solucionarlo por poco dinero contratando un domicilio virtual en un centro de negocios donde gestionarán tus llamadas como tú decidas y donde podrás mantener encuentros con clientes cuando las condiciones lo exijan. Incluye tu código QR.

INTERCAMBIO DE TARJETAS

Evita dar tu tarjeta a cada persona de un grupo tras explicar quién eres. Hazlo solo cuando se den las circunstancias o te lo pidan.

No seas el primero en dar tu tarjeta de visita. Si la otra persona está interesada en ti te la pedirá.
Cuando te ofrezcan una tarjeta, mírala durante un instante y conecta a la persona con la tarjeta. Apunta sobre ella lo que te permita recordarla mejor y así como la acción que te hayas comprometido a hacer.

TAREA A REALIZAR

Entra en el test de autoevaluación y responde a las preguntas. Podrás ver la respuesta inmediatamente después de entrar tu respuesta.

 

chekDESCARGA LA TAREA I

 

chekRESPUESTAS

 

Ir a la Sesión VII >>

 

Share This