Tendrá que ver algo la imagen. Lo que decimos y pensamos al verte

¿Proyectas la imagen que deseas?

¿Te convencerá un abogado  vestido de payaso?

¿Confiarás en el cirujano  que viene  a operarte si aparece desañilado, distraido y somnoliento  ?

La vestimenta, la palabra y  nuestro comportamiento  nos delatan.

Somos lo que parecemos a los ojos de los demás.

Si hay coherencia entre lo que ven y esperan  habrá credibilidad y posibilidades de que la relación avance.

El networking te dará visibilidad.Conectarás más rapidamente. Pero si tu contenido es débil  la chispa no se producirá. ¿Que es lo que influye? Muchos son los factores que en este  artículo podrás descubrir.

Hasta hace 7 años yo era Charo Miguélez  y trabajaba en banca.  Creía tener una clara imagen, aunque luego descubrí que era la proyectada por la propia marca que representaba.

Al salir  de la empresa  mi imagen se volatilizó.

Y tuve que iniciar un duro proceso. Crear mi propia imagen profesional. Mi marca comercial. Algo de valor que creí tener y realmente no tenía.

Napoleon Hill fue quien primero habló de la marca personal, aunque la popularizó   Tom Peters  hace casi 30 años. A la fuentes acudí, para saber que podía y debía significar Charo Miguelez para el mercado y así descubrí las preguntas que me debía responder a mi misma, como punto de partida.

  • ¿En qué soy buena?
  • ¿Qué cosas hago mejor que la mayoría de la gente?
  • ¿Qué me diferencia del resto de profesionales?
  • ¿Cuáles son mis habilidades y destrezas?
  • ¿Cuál es el medio en el que me siento más a gusto?
  • ¿Estoy preparada para ser conocida por otros?
  • ¿Qué cosas me hacen disfrutar como cuando era pequeña?
  • ¿Cuáles son las actividades que cuando me pongo con ellas parece que el tiempo pase volando?
  • ¿Qué trabajo estaría dispuesta a hacer sin cobrar?
  • ¿Cuál es mi actividad soñada?
  • ¿Que hago ahora que coincida con mis gustos y competencias?

Una vez tuve estas respuestas empecé a tener una imagen más certera de mi verdadero “yo” profesional

  • ¿Quién soy?
  • ¿Qué quiero hacer?
  • ¿Qué objetivos quiero lograr?
  • ¿Qué puedo ofrecer a los demás?
  • ¿Cuáles son mis valores personales?
  • ¿Quién es mi perfil de cliente/contacto profesional?
  • ¿Cómo lo comunico?

Mediante este proceso descubrí  áreas donde quería y podía aportar valor. Donde pudiera ser reconocida como experta.Es así que inicié mi proceso y es el que te recomiendo.

Pregúntate ¿en que areas puedes ser realmente experto?

¿Crees que hay suficientes  interesados a los que puedas acceder que valorarán lo que les puedas aportarles?

Estas son 2 preguntas claves.

Dicen que para transformarte en un experto no necesitas ser un genio. Solo tienes que tener constancia y acumular unas 10.000 horas leyendo, estudiando, escribiendo, investigando y practicando. Se trata de 5 años de intensa dedicación y consguirás ese reconocimiento. Leer mas

Si lo haces sabrás más que nadie sobre ese tema, tu nicho. Y los interesados reconocerán en tí el valor de tus aportaciones.

Pero para ello tienes que elegir .

Comprobar que realmente unos cuantos a los que puedas acceder necesitan lo que tu vayas a aprender y especializarte.

Si solucionas mejor que nadie  un problema que muchas personas tienen y que desean resolver, es lo que buscas.

Antes de pensar en desarrollar tu marca descubre las áreas que te interesen y donde puedas aportar  valor y comprueba a la vez que haya suficientes interesados. Habla con tu público, y descubre lo que realmente busca y necesita. Y como se apaña mientras alcanzas tu excelencia.

Ya tienes  conoces el secreto del  “por qué las mujeres elegimos tanto”

¿Has encontrado tu rareza, originalidad o diferencia que pueda darte los ingresos que necesitas? Cuéntanos tu experiencia y compártela para que otros puedan aprender de tus errores y de tus éxitos.

 

Charo Miguélez
Es increíble como te conocerás mejor a ti mismo a medida que desarrollas tu red de contacto que te permitirá crecer profesionalmente y tener éxito en tus negocios. Ver más…
Share This